Frase de la semana: ## Si alguien llega a los 70 años sin haber hecho nada importante en su vida... !Caramba! También es una cosa extraordinaria, también se merece un homenaje, ya que a veces, el homenaje se lo merece uno, no por lo que ha hecho, si no por lo que se ha negado a hacer. Jose Luis Sampedro ##

  • Descrubre la realidad que no te cuentan del Camino de Santiago - Camino de Santiago. Una Gran Experiencia.
 
 

Etapa 4 Camino del Norte: Soto de Luiña – Cadavedo

Como me pasó el día anterior, se pactó la hora de poner la alarma para despertarnos. Nos con los primeros rayos de sol para poder desayunar en el Hotel Valle de Las Luiñas, cuyo propietario era antiguo hospitalero del albergue municipal, Pepe, que ya tenía abierto a primerísima hora del día.

Os aconsejo probar el pan dulce con mermelada, que os dará muchísima energía para empezar bien el día. Desayunando, me contó Pepe los “malabares” que tuvo que hacer en su día, para mantener el albergue público en unas condiciones decentes, ya que recibía una escasa o nula ayuda por parte de los entes públicos de la zona. Ahora el albergue está arreglado, pero hace unos años era él mismo el que lo mantenía, arreglaba, ayudaba a los peregrinos… Tiene que ser una auténtica locura la gestión del albergue en los meses de más afluencia de peregrinos. Os recomiendo pasar a tomar un café y hablar un rato con Pepe, ya que aparte de conocer la historia del albergue, conoceréis un poco más de historia de este pequeño “gran” pueblo.

Una vez nos despedimos de Pepe, Vendala y yo nos hicimos la típica foto de rigor y cada uno continuó su camino a su ritmo.

A los 20 minutos de dejar el pueblo encontraremos una señalización donde tendremos la opción de ir por Bellotas o por el camino. Me aconsejaron ir por Ballota, debido a lo que comentamos en el Post anterior. Ir por la montaña con un desnivel de más de 1300 metros, con barro todo el camino, con posibilidades de desprendimientos, y con la posibilidad de encontrarme algún animal salvaje… no era la mejor idea.

Seguir leyendo

Etapa 3 Camino del Norte: El Pito – Soto de Luiña

Hoy me he despertado un poco mal debido a los cambios de temperatura de la habitación, pero las ganas de seguir “saliéndome del camino marcado” son más fuertes que el malestar que llevo.

Al salir nos hicimos una foto de “despida” (Nos encontraríamos unos días después), ya que cada uno sigue una ruta distinta.  Los primeros caminos por esta ruta son espectaculares, y no paro de cruzarme con muchos animales. De nuevo esta noche ha llovido, y los caminos están embarrados por lo se hace difícil caminar estable.

 

Por fin el sol se deja ver en muchos tramos del camino, y encima calienta de verdad, tanto, que solo me quedo con la camiseta técnica. Por el camino me paro en muchos lugares, y observo muchas cosas que no se ven en mi zona, como por ejemplo, unos pinos creciendo en el tejado de una casa, casas invadidas por la naturaleza, playas y acantilados solitarios…  y en la lejanía… observo que las montañas están nevadas… y pensé… ¿Me nevará por el camino?… más adelante lo comprobareis.

Seguir leyendo

Etapa 2 Camino del Norte: Salinas – El Pito

Desde la Escuela de Surf El Pez Escorpión inicio lo que será para mí, una gran experiencia en mi vida, un camino de aprendizaje donde he aprendido mucho y ratificado muchos de mis pensamientos, de los cuales, no todas las personas entienden, ni quieren entender.

Me despido de lo que ha sido mi primer alojamiento en el camino para volver a pasar por el túnel que me trajo hasta Salinas. Hoy quiero recorrer todos los acantilados que pueda, y espero tener esa sensación de soledad y tranquilidad del día anterior, Escuchar el sonido del mar golpeando las rocas en esta zona, es indescriptible.

Atravesé de nuevo la playa de Santa María del Mar, y subí hasta Punta de Escayo, donde hice mi primera parada para relajarme y contemplar el mar. Como el tiempo no acompaña, no había nadie, y se agradece.

Seguir leyendo

Etapa 1 Camino del Norte: Aeropuerto Asturias – Salinas

A las 8:15 me ha dejado Enma en el aeropuerto de Alicante, y a poco más de las 8:40 estaba sentado delante de la puerta de embarque. Hace ya algún tiempo que me gusta observar a las personas, y la mayoría de ellas (Y yo me incluyo), vivimos estresados y siempre dispuestos a gritar, insultar o pelearnos con otras personas. Esto pasó a una señora a la que la maleta no le entraba de ninguna manera en las medidas de Ryanair… Al final la mujer viajó, pero no fueron las maneras adecuadas….

El vuelo salió con casi una hora de retraso, pero iba con tiempo suficiente para coger el enlace en Madrid, no como  otras personas que iban a otros países y que se quedaron en Madrid…

En Madrid estaba lloviendo, y según el tiempo, en Oviedo también. No me he traído unas segundas zapatillas, por lo que el primer día, puedo ir ya con las zapatillas mojadas.

Seguir leyendo

Camino de Santiago, Que me llevar y porque. Parte II

Hoy arranco a contar como me ha ido El Camino de Santiago, y no va a ser fácil… no va a ser fácil porque volver a la vida “normal” es muy complicado, sobre todo cuando volvía con una mente despejada, limpia, y solo llevando en mi mochila pequeños problemas sin importancia, y que tienen fácil solución.

Dejando un poco este tema, que da para mucho, volvemos a lo que a muchos más les interesa,

:: ¿Qué me he llevado realmente al Camino de Santiago? ::

El día antes (Como es habitual en mi), me puse en una mesa todo lo que me quería llevar al camino para 18 días, y teniendo en cuenta que el pronóstico del tiempo decía que el sol lo iba a ver muy poquito, quería llevar un poco más de ropa por si no daba tiempo a secarse.

Aun así me pasé, y me sobraba alguna cosa, o podría haber reducido el tamaño de algún objeto. Voy a ir describiendo paso a paso, cada una de las cosas que me llevé y mi opinión al respecto.

Muchos querrán saber cuánto pesaba mi mochila, pues exactamente pesaba 8,5 kg, el problema es que luego le añades el agua, y comida, y se sube a 10 kg, y eso es un error. El no pasar de 7 kg sería lo ideal.

Seguir leyendo

Dime Donde puedo encontrar la felicidad

Hace ya muchos años leí una gran fábula, de esas que te hacen pensar, y reflexionar por unos efímeros minitos, y que al poco tiempo la dejas aparcada en un uno de los tantos cajones que tienes en tu vida, y de los  que  ya no te acuerdas de abrir.

Seguir leyendo