32 años, Motivaciones, proyectos, envidias. Nosotros nos buscamos nuestros problemas.

Si, el domingo cumplí 32 años, y no me dio por mirar atrás como otros años, sino pensaba en lo que viene mañana, en disfrutar de cada día, y pasar literalmente de todos y cada uno de los problemas que me provocaba la gente. 

El despertar no fue muy bueno…ya que me llamaron a las 7:15 de la mañana del trabajo por un problema… ¿¿¿perdona??? Que pensáis ¿que esto es asistencia 24 horas? Mis palabras no fueron del “todo” correctas al descolgar el teléfono, pero al final, trato a las personas como ellas tratan a los demás. Los modales y las formas, que tanto dice la gente que tienes que tener, al final no valen absolutamente para nada, solo valen para no dejarte dormir, ya que siempre se ha dicho que si te desahogas, y dices lo que piensas, estarás mejor.

Aun así tuve que ir a trabajar unas horas, pero no todo es malo, ya que cogí mi bicicleta y al final hice un entreno de Duatlón antes de ir a comer con Enma, la familia, soplar las velas y estar con los amigos. ¿Veis? Saqué partido a la mañana después del pequeño cabreo.

Enma me preguntó ayer una de las frases que tanto les digo a la gente, y con las cuales las dejo un poco paradas. Las pregunto en plan cachondeo, pero no saben que responder. Las frases son: ¿Estas contento? ¿Eres feliz?

La verdad es que la gente se queda parada y empieza a titubear, si…no sé, si supongo… ¿pero porque me preguntas eso?… son dos preguntas difíciles de contestar. A mí me las preguntó Enma… y mi respuesta fue un sí rotundo. Estoy casado con la persona que siempre he querido tener a mi lado, hago lo que me gusta, tenemos muchos proyectos e ilusiones… y un futuro prometedor.

Hemos tenido Enma y yo un fin de semana de comidas copiosas, parecía que volvíamos a estar en navidad… pero una de las cosas que mas me gusta son los !regalos!. Enma siempre acierta, y esta vez también lo ha conseguido. El Appbot Riley y unas zapatillas que me hacían falta con urgencia para entrenar y competir. ¡Mil gracias mi vida!

Es este video podéis ver el funcionamiento del robot de vigilancia APPBOT RILEY de ipatrol, es impresionante el poder manejarlo por nuestra futura casa y poder hablar con mi mujer desde el móvil, lo voy a utilizar como seguridad de la casa, ya que graba cuando no hay nadie y me lo envía al móvil… !es una pasada!

Lo podeís comprar aqui: (tendras que desactivar el bloqueador de anuncios, XD)

 

La verdad es que la familia se han volcado con el cumpleaños, tartas, piñatas, paella de arroz… vamos… recordando esos años de juventud. !Mil gracias a ellos también!

He recibido muchísimas felicitaciones, y gracias a las redes sociales es prácticamente imposible que a alguien se le olvide, pero siempre existen muchos que se les “olvida”, aunque a nosotros nos da igual, con el paso del tiempo te das cuenta en quien puedes confiar, a quien hacerle favores y él que siempre está ahí cuando hace falta y cuando no también.

Dejando a un lado el tema del cumpleaños y las redes sociales (hablará Enma en otro Post). Hoy nos desahogaremos con un gran tema, las motivaciones de las personas. Y digo un gran tema porque muchas de las personas que llegan a esta entraba vienen buscando eso… una motivación en la vida o buscar “alguna cosa” que les llene.

Hay miles, o mejor dicho, cientos de miles de pequeñas motivaciones que tenemos las personas, y muchas veces ni nos damos cuenta. El carecer de una motivación en la vida ya sea a corto o largo plazo, puede suponer una frustración y caer en un estado depresión permanente, amargándote tu día a día y el de los demás.

Pese a nuestros treinta y tantos años que llevamos por estos lugares, hemos escuchado como personas sin ningún tipo de proyecto en la vida, hobby, o cualquier tipo de motivación (incluso para moverse…( nos intenta convencer que lo mejor en la vida es… NO HACER NADA.

El NO HACER NADA se entiende como… me levanto de la cama y al sofá, del sofá a la nevera, de la nevera al sofá, del sofá a quedar con los amigos a beber y comer hasta reventar, de comer y beber a la cama de nuevo, de trabajar porque hay que trabajar… sin metas, sin objetivos, si nada. A nuestro parecer, este tipo de vida, te lleva por el camino de caer en una depresión, a encerrarse en ti mismo, a no disfrutar, a no seguir aprendiendo, a no explorar el mundo, es decir, a tener una vida vacía de experiencias.

No me gusta ver videos de motivación por Internet, y hay cientos, miles… y la gran mayoría de ellos son FALSOS, ya que detrás de ellos están las grandes  empresas que indirectamente te están vendiendo un producto, su producto, que ni sabes cuál es, pero lo acabarás comprándolo.

Uno de los videos que me hizo ver y comprobar hasta donde llega una persona por conseguir el bienestar suyo y sobretodo de su hijo es este:

Incluso quitando la música, te llegan a caer las lágrimas. Y lo que se  ve en el video no es más que una minúscula parte de lo que este padre hace por su hijo. Detrás de este video habrán muchísimas horas de entreno, dedicación, muchísimas horas de frío, de dormir muy poco, de dejar de lado otras aficiones, y todo, por hacer aún más feliz a su hijo.

Ya solo el mero hecho de acabar una prueba como un IRONMAN es digno de elogio, de ser un súper hombre… pero acabarlo como lo hizo este padre esta solo al alcance de los que disfrutan de la vida en cada momento y siempre tienen un objetivo y una motivación en mente.

Odio las frases, NO PUEDO, ESTO NO ES PARA MI, ABANDONO PORQUE SI Y PUNTO… y todo esto sin apenas intentarlo.

Instintivamente, ante cualquier situación que vaya a suponer un pequeño esfuerzo decimos la frase, no puedo, pero… Si ni siquiera lo has intentado… yo también la he dicho, y seguro que la volveré a decir, pero muchos de los que me conocen saben que no me rindo fácil, que lucho hasta final, incluso después de darme por perdido. Intento superarme ante cualquier disciplina de la vida, y no es por querer aparentar más delante de otras personas, sino porque necesito sentirme vivo, hacer cosas que están a años luz de los que se conforman con el mando de la tele y un “no puedo” por montera.

Muchas, pero muchas veces, escucho que me dicen la frase de que yo no estoy bien, que estoy loco, que no entienden porque hago las locuras que me planteo, que no entienden el porque:

  • Me levanto a las 6 de la mañana y me voy a correr, nadar, en bici…
  • “Castigo” mi cuerpo con pruebas como el Ironman de Lanzarote o los 104km de carrera a pie en la Transilicitana de Elche.
  • “Malgasto” mi dinero en irnos Enma y yo de viaje cuando tenemos un hueco.
  • Hago yo las cosas con lo poco que cuesta que las haga otro…

Y muchas más frases de este tipo que no hacen más que alegrarme cada día de como soy y lo que quiero llegar a ser en esta vida.

La mayoría de los problemas nos los buscamos nosotros, y eso puede estar bien y mal. La gran mayoría de proyectos de vida tienen que iniciarse desde un punto en el que tú, y tú alrededor estén en orden, es decir, que si tu proyecto fracasa, puedas retomar en poco tiempo el siguiente.

Lo intentaré explicar con unos ejemplos claros y de actualidad.

Ejemplo 1.

Queréis ser padres a toda costa, pero vuestra relación lleva tiempo con muchos altibajos, discusiones, malentendidos, falta de dinero…

Esto está claro que no es un buen momento para tener hijos, pese a pasar semanas sin ninguna discusión, la llegada de un hijo solo podría suponer empeorar la situación familiar, económica, laboral… y esto pasa, y muy a menudo, interponemos a toda costa un proyecto muy grande, sin unos cimientos firmes que lo sostengan con el paso del tiempo.

Al final… todo se hunde, dejando en el centro al gran perjudicado, el niño, que sin quererlo… es la víctima.

Ejemplo 2.

Estas cansado de tu trabajo, llevas muchos años de aguantar tonterías, al jefe, a tus compañeros que no trabajan lo suficiente, los horarios… y cortas de raíz con la empresa sin tener un sitio donde volver a empezar a trabajar, y creyéndose que las empresas te llamaran por la gran experiencia que tienes y sobretodo lo dejas con la idea de “Dejarlo Todo e Irse”.

Nunca dejes un proyecto sin tener otro en mente, tienes que ganar tiempo, estudiar tu situación y ponerte en el peor de los casos, si en el peor de los casos puedes salir adelante… entonces sí, déjalo todo y vive.

Esto son solo dos ejemplo de los miles que existen, por eso todos los problemas que tenemos en la vida, de una manera directa o indirecta nos los buscamos nosotros. Somos nosotros los que los iniciamos, o los recogemos de otros y encima… los hacemos nuestros.

Hay que escuchar a los mayores, a los que han vivido más experiencias en la vida que tú, a los que ya han pasado por cientos de baches y han conseguido salir, y solo para darnos cuenta de nuestros errores, antes de que sean irreparables.

Recuerda ser… alguna vez  feliz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.