Etapa 13 Camino del Norte: Sobrado do Monxes – Arzúa

Buenos días viajeros!

Como os comenté en el post anterior, hoy “casi” acaba lo que es para mí, el verdadero espíritu del Camino de Santiago, aunque a mi llegada a Santiago de Compostela cogería otro rumbo. Esta etapa es fácil, por lo que no preocuparse en cuanto a desnivel, ya que es prácticamente llana, e incluso en descenso.

Empecé con el día nublado, y prácticamente no llovió en toda la etapa, por lo que pude ir desviándome del camino y capturando imágenes de todo lo que me rodeaba. Esta etapa es diferente, ya que pasaremos menos tiempo sobre el barro, y más tiempo sobre la carretera y caminos medio asfaltados.

Aun así, algo me decía que las últimas etapas que me quedaban para llegar a Santiago, iban a ser totalmente distintas a lo vivido anteriormente.

Mi parada técnica para tomar algo fue en Boimorto, donde un café y bollería me acompañarían hasta Arzua. Del lugar donde paré, no me recuerdo, pero veréis que es un pueblo bastante grande y existen todo tipo de servicios.

El camino se hace muy ameno, por lo que al final fuimos cuatro de los integrantes del equipo hacia Arzua, donde no teníamos nada reservado, ¿Para qué? Si en todo el camino no había hecho falta… “Voy a dejar mi opinión sobre esta etapa para el final del Post.”

En Arzua nos alojamos en el hotel O Albergue deSelmo un albergue muy limpio y cuidado, forrado en madera, y con unas calidades dignas de un hotel. Las literas son muy cómodas y os darán sabanas desechables. Dispone de una cocina completa, y un amplio menaje, por lo que no tendréis problemas para realizar vuestra comida en el albergue. La amabilidad de los dueños es excelente, ya que estuve hablando con ellos bastante tiempo y son bellísimas personas, os ayudarán en todo lo que esté a su alcance.

Este día comimos en un bar… y menudo bar… En realidad es el Bar Albergue Ultreia, donde por solo 10 euros, te entraba un menú de una calidad y cantidad nunca visto. Yo me pedí una ensalada fresca de cabra y crema de miel impresionante, un codillo al horno para mojar pan, y de postre volcán de chocolate… y además entraba, bebida y café… Para que veáis que no os miento, aquí os dejo las fotos de lo que me pusieron.

De la “panchá” comer que nos dimos, decidimos comprar pasta y atún para cenar los dos días siguientes, asique por la noche, nuestro gran chef Pere, nos hizo un plato de pasta para cada uno, acompañado de una ensalada y todo esto regado con una botella de vino tinto a compartir.
Como siempre, las risas acompañaron el día, y es una de las cosas que más recuerdo de todo este viaje.

Gasto del día: 33€

Albergue: 10 €
Comida: 10 €
Supermercado: 10 €
Café y bollo: 3€

:: Elige bien tu camino ::

Ahora… os cuento un poco el “bajón” por llamarlo de alguna manera, el cual se produjo al doblar la esquina que da a la calle principal de Arzua y ver a decenas y decenas de “peregrinos” llegando a Arzua, hasta aquí todo normal, pero te das cuenta que la mayoría no lleva mochila, otros bebiendo alcohol todo el tiempo (hacen las últimas cinco etapas del camino de bar en bar, por lo que llegan a los albergues borrachos y montando escándalo). Luego te das cuenta que en Arzua hay un albergue cada dos casas, decenas de bares, decenas de puestos de chinos… es decir, todo lo que no quería al comenzar esta experiencia, encontrarme ante una explotación masiva del camino.

Mientras estaba sentado en la zona común del albergue hablando con la propietaria del local, se le acercó un “peregrino” y le pregunto por la hora de cierre del albergue, al decirle la hora, éste dijo que sus amigos habían reservado, y llegarían sobre las 23:30, porque venían bebiendo todo el camino, y cuando llegarán se iban directos a cenar… ¿Enserio le dices eso? Si veis mi cara y la cara de la propietaria…

Normalmente un albergue durante mi camino, cerraba como muy muy tarde, a las 22:00, este albergue cerraba a las 23:00. Pero ya no se trata de la hora de cierre, se trata del escándalo que producen decenas de personas entrando a las 23:30 al cuarto, borrachos, y aun teniendo que ducharse… ESTO no es el espíritu del camino, o por lo menos no es lo que yo esperaba.

También coincidió con Semana Santa esta etapa, por lo que las personas suelen hacer las últimas 5 etapas del camino, para poder sellar la acreditación al llegar a Santiago.

Considero, que si tu máxima ilusión en hacer el Camino de Santiago es venir en busca de sexo, alcohol, fiesta… no es tu sitio, para eso vente a la zona de la costa alicantina y no molestarás a los verdaderos peregrinos que vienen desde Francia caminando y necesitan un descanso merecido.

Ante esto… me despido por hoy! No preocuparse, que la cosa mejora a mi salida de Santiago.

¡Un abrazo a todos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.