¿Habéis subido alguna vez en parapente? Os contamos nuestra experiencia.

Desde pequeño siempre hemos soñado con volar, y una de las maneras d conseguirlo es realizar un vuelo en parapente.

Todo empezó cuando a Enma se le ocurrió sacar por Groupon un Bono para subir los dos en parapente, ya que a mí me gustan mucho los deportes de riesgo.

En nuestro caso, el precio del cupón fue de 100€ los dos, y podíamos volar en Santa Pola o en Agost, y al final viajamos hasta Agost por las condiciones climatológicas de ese día. Nos hubiera gustado volar en Santa Pola con la playa cerca pero… no fue posible

Comprar el Bono a través de páginas como Groupon es muy fácil, pero poder volar ya no es tan fácil, ya que se tienen que dar algunas condiciones a favor, como son: buenas condiciones climáticas, que la empresa tenga hueco el día deseado, y que el día que la empresa tiene un hueco, coincida con que tú puedas ir.

:: ¿Cómo ir vestido? ::

Aun siendo verano es recomendable llevar una chaqueta fina para evitar roces, y si se acerca el invierno tendréis que ir bastante abrigados. Es también recomendable llevar un calzado adecuado para aterrizar en la tierra.

:: Cosas a tener en cuenta antes de comprar el bono ::

  • Existe mucho “pirata” en este mundo, por lo que si tenéis algún problema y la empresa no dispone de un seguro y las licencias oportunas… os tocará batallar una guerra sin fin.
  • El parapente entraña riesgos… como podéis ver al final del post…
  • El vuelo es de aproximadamente 20 minutos, pero si por casualidad el viento cambia y tu vuelo dura unos minutos, se dará por concluida tu experiencia.
  • Tener una tarjeta microSD de 4GB o más para grabar tu vuelo.
  • Si tienes tendencia a marearte, el parapente no es para ti, en algunos giros puedes llegar a marearte. Según nos comentaron, hay mucha gente que vomita en las alturas.

:: Nuestra Experiencia ::

En general nuestra experiencia con el paramente fue “buena”, y lo ponemos entre comillas debido a lo que me pasó a mi (Jose) en el aterrizaje…

Al llegar a Agost quedamos en un bar del pueblo mientras esperábamos al resto de personas que hoy volaban. Aquí nos contaron que existe mucha gente que “engaña” a los clientes, ya que no poseen las licencias oportunas para desarrollar este tipo de actividad, por lo que llevar cuidado con quien reserváis. Groupon no pide licencias, solo se lleva un alto porcentaje de los bonos que la gente compra.

Una vez todos reunidos, nos montaron en una furgoneta y empezamos a subir a la parte más alta de la montaña, y entre risas y algunos nervios… haciamos las gracias típicas… ¿Y si se rompe el parapete? Jajaja, pues casi…

Al llegar a la explanada, aún no sabíamos si podíamos volar, ya que si el viento para, o va en sentido contrario, no se puede despegar (aun así algún loco se lanzó… jugándosela), así que permanecimos  a la espera.

El primero en subir fui yo (Jose), y una vez aterricé, le tocó el turno a Enma. La experiencia es muy buena, sobre todo si coges bolsas de aire caliente y te elevas sin parar. Mi vuelo fue mucho más largo que el de Enma, ya que pillamos unas cuantas bolsas de aire caliente y llegamos hasta una altura que hacía semanas que el piloto no llegaba. Al estar tan alto decidió hacer dos cosas, bajar en caída libre girando sin parar, y aterrizar en la parte superior de la montaña, es decir, a 50 metros desde donde despegamos.

Aquí viene la parte no tan buena del parapente, y son los accidentes. Ya no sé si fue culpa del piloto por querer aterrizar en la parte de arriba y ahorrarse volver a subir en coche, o fue un fallo de sus aparatos electrónicos… pero la cuestión es que el parapente se plegó a más de 15 metros de altura y vi como el suelo se aproximaba sin poder hacer nada, solo levantar los pies, e intentar caer de la mejor manera posible para no romperme nada.

Pese a tener un supuesto airbarg el parapente… yo creo que no saltó, o ya estaba roto, porque amortiguó lo justo para no tener que ir al hospital con alguna que otra fractura, y todo quedó en dolores y algún morado por la parte izquierda del cuerpo.

Yo fui el primero en despegar, y después de esta experiencia… Enma me vio llegar lleno de tierra y hasta sudando, y yo la animé a despegar con el otro chico… sin contarle nada de lo que nos había pasado, solo le dije que el aterrizaje no había sido del todo perfecto (No quería fastidiarle sus ilusiones por volar…XD).

Por suerte, su viaje fue todo perfecto, y aterrizó en la parte baja sin mayores consecuencias y disfrutando de un gran vuelo.

:: ¿Repetiríamos? ::

Enma después de ver mi video no… ¿Y yo? Tampoco. Me encantan los deportes de riesgo, pero solo cuando yo tengo el control de la situación, es decir, si yo llevará el parapente iría más seguro, ya que yo estaría al frente de la situación.

El parapente cada día que pasa, es más barato, y las ganancias para estas empresas se recortan debido a la gran competencia que existe en este sector, por lo que muchas veces las medidas de seguridad y los elementos de seguridad se reducen al mínimo. No nos fiamos de estas grandes ofertas de páginas como Groupon, Letbonus… porque no es lo mismo montar en un paramente de 6000€, que en uno de 1000€…¿ O si?

Os dejamos el video de la caída…. Y vosotros ¿Montaríais?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.