:: Me quiero equivocar ::

Quizás ha sido un sueño, quizás es que he llegado al final, y ya no hay camino para seguir adelante, o quizás… ya me he cansado de esperar.

Años y años siguiendo la misma dirección, las mismas normas, dejándome llevar por una inercia que no controlo, ni he querido controlar. Y ahora estoy aquí, sentada al borde de la cama, a pocas horas de crear un caos en mi vida, en mi triste vida, en esta vida en la que todos los días son iguales, en la que pienso más en cualquier cosa que en mi…

 

Me levanto… preguntando a la persona imaginaria que siempre me sigue, ¿Por qué no pienso más en mí?… sigo caminando, decidida, alterando el orden no escrito en mis rutinas de las mañanas, no me siento bien, ¿será el miedo?, miedo…

Ahora estoy pensando que todos mis amigos son unos desconocidos, que mi relación de más de 10 años ya no existe, y que no necesito trabajar quince horas al día para demostrarme que puedo con todo…

Espero al ascensor, espero a mi vecino, pulso el botón, hola, hola, silencio, incomodo, bueno, hasta luego, espero a que se abra la puerta de la cochera, espero a que se cierre, espero al verde del semáforo, espero en el atasco, 86 minutos y 15 segundos para llegar, espero al café… y así hasta la puerta, donde trabajo, y todo… para  conseguir el sueño a otra persona, ¿y lo mios?.

Entro decido, son las 7:55, mi hora de siempre, ficho, me siento, no enciendo el ordenador, cojo un papel, un boli, escribo, decisión, me presento en gerencia, presento mi decisión, no se lo cree, ¿más dinero?, no, porque no, quiero salir, gracias, pero adiós, cierro, me voy, 8:35, no me despido de nadie, salgo, cientos de personas, luz del sol, movimiento, coches, ajetreo, y sobretodo, vida… empiezo…

Nunca me he equivocado, no voy envejecer sin equivocarme, y cuando crea que todo está ordenado de nuevo en mi vida, me volveré a equivocar… y así una y otra vez…

¿Y ahora?, es la primera vez que… “me equivoco”… por primera vez… soy feliz…