Día de la Hispanidad, Templo de Debod, Tour Estadio Santiago Bernabeu, La chocita del Loro… y más… Parte II.

Hoy nos tocaba movernos por La Castellana, donde se celebraba El desfile por el Día de la Hispanidad. Siempre lo hemos visto por la tele, y ya que estábamos por Madrid, era la mejor ocasión para ir a verlo en directo.

Empezaba sobre las 11 de la mañana, y a las 10:30 estábamos saliendo del metro, rodeados de banderas, pancartas, y personas con los colores de España mientras pasábamos por debajo de la grandiosa Puerta de Europa, o como comúnmente se las conoce, Torres Kio.

¿Quieres conocer una anécdota?

Según escuchamos, en principio, las dos torres se unirían por su parte más alta, pero debido a la crisis, no pudieron ser acabadas, y terminaron siendo las dos torres gemelas más inclinadas del mundo.

Entre canticos por la unidad de España llegamos al inicio del desfile, donde los militares ya estaban haciendo uso de sus canciones para animar aun el más ambiente. Nuestra primera misión fue buscar un sitio para ver el desfile, y fue una misión imposible, se habían desbordado todas las estadísticas de asistencia de público, y todo ello debido a la inestabilidad política y social que ha generado Cataluña con su SI, pero no…Independencia, pero bueno, es un tema que no merece la pena darle más bombo.

La seguridad de todo el desfile era impresionante, todos los accesos cortados por comiones, remolques,  furgonetas… todo esto para evitar que algún otro “loco”, por no llamarlo de otra manera, atentara con la seguridad de los visitantes.

Uno de los eventos que más impacta del desfile, es ver a la Patrulla Águila en acción, que nosotros ya la hemos visto en Murcia, y acabas con dolor de cuello de tanto mirar al cielo. También vimos el descenso de los paracaidistas dejando una estela con la bandera de España, y el paso continuo de aviones y helicópteros. Es toda una experiencia verlos aparecer por el cielo de Madrid.

Nota: Nos enteramos a las pocas horas del accidente del Eurofighter cerca de la base de la base de Albacete. Después de verlos pasar por Madrid, se nos quedó un pequeño nudo en la garganta. Aunque quizás nunca nos lea nadie que conozca al piloto, mandamos nuestro cariño a toda la familia y amigos. Admiramos a todos esos héroes anónimos que arriesgan su vida, para salvar la de un desconocido.

Al final vimos el desfile desde un portal que estaba unos metros por encima de la carretera, ya que todos los árboles y farolas estaban cogidos, XD. Una vez finalizado pusimos rumbo al metro, y después de dar una enorme rodea y esquivar a cientos de personas llegamos a la Plaza Isabel II, donde nos comimos un menú por 12,95€ con bebida, pan y postre, en un restaurante Italiano, que no recordamos como se llamaba, pero estaba junto Foster Hollywood. Por la calidad y precio está bien, por lo que si queréis comer a precio de menú, este puede ser tu sitio.

Queríamos visitar Templo de Debod, que es gratuito, y solo se accede en pequeños grupos cada 30 minutos, por lo que nos pusimos a contar de manera aproximada las personas que habían en la cola… y teníamos que esperar unas 3 horas… por lo que abortamos misión y decimos contemplar las vistas que ofrece esta ventana, a la ciudad de Madrid, para después tumbarnos en su césped a descansar una hora.

Desde aquí nos fuimos a realizar el Tour del Santiago Bernabéu, que es un de los tour más visitados en Madrid. La entrada vale la friolera de 25€, pero no podíamos dejar pasar esta ocasión para visitarlo, ya que por mi parte “Jose” lo visite cuando tenía unos 13 años, y ya ha llovido bastante desde entonces.

Para haceros una idea, y conozcáis nuestra opinión sobre el Tour, y sobretodo si merece la pena gastarse ese dinero por entrar… aquí vamos con nuestra opinión.

Antes de entrar, pasaremos el pequeño control de seguridad (podéis pasar con mochilas), y empezaremos a subir unas escaleras, si a subir… las escaleras mecánicas solo estaban para bajar… Estas escaleras te llevan hasta lo más alto del Santiago Bernabéu, donde podrás contemplar la grandeza del estadio, y lo pequeño que verías a los jugadores en un partido si eliges estos asientos… XD.

Desde aquí volvemos a bajar las escaleras hasta la mitad del estadio, donde el primer camino nos lleva a tiempos pasados, trofeos, ropa, libros de cuentas y un largo etc de objetos que marcaron el camino del Real Madrid para ser uno de los mejores equipos del mundo. Es también un viaje a mi pasado, ya que parte de mi vida la he pasado jugando al futbol y siguiendo con mi abuelito los partidos en la tele. Qué tiempos aquellos…

Bueno, seguimos. De los recuerdos, a la actualidad, y es que Florentino sabe cómo dar espectáculo, tanto en el campo, como en el museo, y ha invertido unos cuantos millones de euros en darle vida, ya que puedes ver y oír la historia del Madrid en alguna de las decenas de televisiones táctiles de las que disponen.

El lugar más visitado y que más polémica tiene es… seguro que lo sabrás… Las Copas de Europa. Las copas de Europa, (si también las que son en blanco y negro, XD,), están expuestas en una gran vitrina donde se agolpan decenas de aficionados buscando la foto perfecta.

Desde aquí saldremos de nuevo al campo, para verlo un poco más cerca, y desde esta perspectiva ya se puede ver un partido en condiciones. Seguidamente pasaremos a la zona más baja del estadio, es decir, a los primeros asientos de la grada que queda detrás de la portería para llegar a la otra parte del campo, donde se encuentran los vestuarios, el palco Vip, y el túnel de salida al campo. Como podéis ver… los vestuarios son una autentica pasada, nada que ver con los bancos de madera rotos donde nos cambiábamos hace unos años.

Ahora saldremos por el túnel de vestuario y  pisaremos parte del campo del Santiago Bernabéu, donde solo unos cuantos privilegiados pueden echarse una pachanga… una vez con la foto de rigor realizada, empezamos a buscar la salida, y en el camino encontramos la sala de prensa, donde si haces cola puedes hacerte una foto en la mesa.

El último paso es pasar por la tienda del Real Madrid, que es enorme, y también cara, pero la ropa y artículos se vendían como si no costasen dinero.

Una vez fuera estadio, nos tocaba llegar hasta el barrio de Carabanchel, un barrio de recuerdos, ya que lo hemos visto en algunas películas famosas como, Manolito Gafotas, El Bola, El penalti más largo del mundo… y nada más salir de la parada de metro nos vinieron todas esas imágenes a la mente, y más aún cuando en una pequeña plaza del pueblo nos tomamos una cerveza, rodeados de gente mayor (o mejor dicho, con experiencia en la vida) sentadas en los bancos contándose su día a día. Estas cosas pasarían desapercibidas en cualquier otro viajero, pero no para nosotros, que siempre nos gusta conocer la historia y vida del suelo que pisamos.

Bueno, que me lio, aquí hemos venido para asistir al monologo de La Chocita del Loro de Carabanchel. La entrada nos costó 12 euros, y la podéis encontrar en su página principal, o en  alguna oferta tipo Groupon, grupalia… pero valía lo mismo que en su página principal, por lo que elegimos día.

IMP: Recordar que si sacáis la entrada por alguna página no oficial, tenéis que presentarse 45 minutos antes en el local.

¿Qué os encontrareis en? Pues un pequeño escenario, unas sillas con mesas pequeñas, un lugar acogedor, y un espectáculo por ver.

Nada más entrar te acomodan delante del escenario, cuando antes lleguéis, mejor sitios tendréis. Podréis estar tomando una cerveza y una tabla de embutidos, mientas os pegáis unas risas delante del monologuista. Este día actuaba Archie Bezos, y como era de esperar… no lo conocíamos, hasta el mismo preguntó en el escenario cuanta gente había venido porque lo ha visto en alguna de sus redes sociales… y ninguna… jajaja. Para que os hagáis una idea, solo había una persona de Carabanchel viendo el monologo, el resto, éramos de fuera, cada uno de una punta de España.

Ser cómico es muy complicado, ya que no se puede ser gracioso las 24 horas del día, pero Archie Bezos llevó bien el ritmo de su monologo, y nos reímos bastante durante su actuación. Muchos de los grandes artistas que ahora mismo ocupan las primeras plazas en el arte de hacer reír, han pasado por estos escenarios, así que… te deseamos lo mejor y una larga carrera en esta profesión. Nos os vamos a contar de que trata su monologo, por lo que si queréis saberlo… ya sabéis donde lo podéis encontrar, XD.

De aquí salimos ya tarde, y cogimos el metro hasta la parada de Metro de Callao, donde pillamos unas porciones de pizzas de una cadena de alimentación famosa… que salió en el programa “El Jefe Infiltrado”, ¿os suena? Si, Papizza, con un precio y calidad excelentes.

Y a dormir… y es que Madrid tiene un problema, nunca acaba, y por eso nos encanta. Siempre hay algo que hacer, o algún evento por descubrir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.