Dias 6, 7 y 8. Isla de Korkula y vuelta a la realidad.

Desde Dubrovnik nos esperan unos 100km hasta llegar a Orebic, que es donde cogeremos el Ferry para pasar a nuestra última isla, Korkula.

ScreenShot227

Mientras esperábamos el Ferry desayunamos en puerto. El viaje dura muy poco tiempo ya que esta pegada la isla.  Nuestra habitación estaba en Brna, y teníamos reserva en Rooms Villa Brna, por un precio de 40€ la noche. Sin saberlo, reservamos en unas rooms que son propiedad del Hotel Feral 4 **** ubicado en el mismo lugar.

isla de Korkula

Cuando llegamos a la isla llamamos al número que teníamos en la reserva y era el del Hotel. Nos dijeron que el check-in se hacía en recepción. Al llegar, sin pagar ningún sobrecoste nos dieron una ¡habitación del hotel!. El hotel esta nuevo, limpio y nos incluía por 5€ un desayuno Buffet continental, con tortitas recién hechas.

ScreenShot228

Brna está situado como veis en la imagen en un extremo de la isla, es una zona tranquila, sin prácticamente masificación yse puede aparcar el coche sin problemas. Las zonas de playas son muy buenas, aquí pudimos ver realmente ese color turquesa de las playas que tanto habíamos visto por internet.

En la zona hay un pequeño puerto, con casas de gente que vive en la zona, donde pasear, bañarse, y comer.

isla de Korkula

Al hotel llegamos sobre las 11 de la mañana, y a las 12 nos hicimos unos bocadillos y nos bajamos a disfrutar de la playa tomando el sol y bañándonos en sus aguas cristalinas hasta bien entrada la tarde. Fue un día de relax por completo, que nos vino genial.

isla de Korkula

Isla de Korkula

Acercándose la noche nos pegamos una ducha y nos fuimos al puerto que está muy cerca del hotel, a verlo, pasear y a cenar. Acostumbrados en Croacia a la masificación de gente no nos creíamos que no había… siendo Korkula una isla de las más nombradas en los Blogs como visita obligatoria. Una vez recorrido el puerto, cenamos en un restaurante pegado al mar, situado a la entrada el puerto, la comida estaba muy buena, pero tienen la manía en la mayoría de los sitios en Croacia en que la cerveza no la ponen muy fresca.

isla de Korkula

Una vez cenamos, volvimos para el hotel y a descansar, porque al día siguiente ya nos tocaba la vuelta hasta el aeropuerto de Trieste.

isla de Korkula

Nos levantamos al día siguiente con las pilas cargadas y fuimos a desayunar al Hotel, y menudo desayuno. Tenían de todo, y de muy buena calidad. Había bastante gente en el hotel, pero creo que no salieron de las piscinas, porque en el día anterior no vimos movimiento. Una vez recogidas las maletas y metidas en el coche abandonamos Brna para recorrer un poco la isla antes de coger el Ferry de vuelta a Orebic.

Al empezar a recorrer la isla nos encantó, y pensamos que tendríamos que habernos quedado otro día más en esa isla. Podéis encontrar sitios como este:

Isla de Korkula

Isla de Korkula

Esta isla tiene que tener sitios en los que solo se puede acceder desde un barco, y tienen que estar muy bien. Vimos hasta bicicletas de carretera por las carreteras tranquilas de la isla. Cuando pusimos rumbo a puerto, quisimos ver la zona de Kurkula que está pegada al puerto, y dimos las gracias de no haber reservado ahí nuestro hotel. Si quieres masificación de gente, reserva tu hotel en esta zona. Si quieres tranquilidad, aléjate lo máximo posible de esa zona.

Isla de Korkula

Pusimos nuestro coche en cola de nuevo para coger el Ferry y en menos de 30 minutos ya estábamos al otro lado. Como todavía era temprano, nos metimos en unas de las playas de Orebic, que seguían teniendo ese color turquesa que tanto nos gusta ver.

Vista desde Orebic

Vista desde Orebic a Korkula

La vuelta se iba a ser larga, porque nuestro avión salía a la mañana siguiente y queríamos dormir lo más cerca de Trieste posible. Decidimos a última hora cambiar del hotel, y llegar hasta el hotel Villa Sandi, ahora llamado  Villa S&S. Que esta fue nuestra opinión en Booking:

Tanto la comida, el personal, habitación, el entorno… inmejorables. Nos atendieron dos chicos súper amables! y los primeros que se dirigieron a nosotros en nuestro viaje a Croacia con alguna broma en español! Nos acompañó a la habitación a base de risas. La habitación amplia, el aseo nuevo y limpio. Nos duchamos y decidimos cenar en la villa. Lo mejor que pudimos hacer, tanto la carne, pasta, ensalada (fresca), y postres caseros estaban buenísimos, y por si fuera poco… el precio me pareció demasiado barato. El desayuno fue muy completo y de nuevo el camarero no podía ser más simpático. Estuvimos hablando un buen rato con él y nos descubrió el encanto de esta villa y porqué esta tan bien valorada, si lo quieres descubrir… tendrás que ir… Ah! y nos dio un detalle en la salida! un 10!

ScreenShot230

La vuelta ya la hicimos por autopista, que se paga muy poco y vas muy rápido, es una autopista nueva por lo que verás unas infraestructuras de puentes, túneles… muy actual. Si seguís esta ruta en todo vuestro viaje iréis más rápido, pero os perderéis la verdadera Croacia, y su pasado en la guerra de los Balcanes. Eso sí… tener cuidado por las carreteras interiores porque los Croatas adelantan por dondes sea, y respetan muy poco las señales de tráfico.

Nuestro viaje acaba en el aeropuerto de Trieste, donde dejamos de nuevo el coche, que solo lo tuvimos que limpiar por el interior, y cogimos nuestro vuelo de vuelta a España. Al llegar al aeropuerto de Valencia y salir a la calle, ya podemos observar la cantidad de botes, bolsas, papeles… que rodea la zona… cosa que en todo nuestro viaje a Eslovenia y Croacia no habíamos visto… Hay que aprender de nuestros vecinos algunas cosas… mientras tanto… !Bienvenido a España¡.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.