Etapa 16 Camino del Norte: Muxia – Finisterra

Hoy… es mi último día de ruta en mi primera incursión en El Camino de Santiago, y después de estos últimos días… hoy he vuelto a recuperar el verdadero sentido del camino, la tranquilidad, la ayuda entre personas, las sonrisas…

La etapa me llevará hasta el punto “más lejano” de mundo, y donde antiguamente se creía que ya no había nada más.

Nada más empezar la etapa, pasarás por un playa espectacular, La playa de Lourido, contemplando en su montaña el próximo Parador de Muxia, una macro obra en medio de la montaña que dará muchos empleos locales “en teoría”, pero que sin lugar a dudas… nada tiene que ver con la arquitectura de la zona. Traerá riqueza a la zona, pero seguro seguro… que perderá ese encanto que ahora mismo tiene.

La ruta hacia Finisterre se puede realizar por varios sitios, o más pegado a la costa, o un poquito más por el interior, aunque creo que por la costa, la ruta no está marcada, (si alguien lo sabe, que me escriba, XD). Si hubiera ido con menos prisas para no perder el autobús de vuelta a Santiago, hubiera optado por perderme por su costa.

La ruta no es de las más espectaculares que he visto a lo largo de mi camino, pero tiene su encanto. La primera parte de la etapa ascenderás a unos 250 metros de altura, para luego bajarlos y mantener un sube y baja hasta llegar a Fisterra. Por el camino paré varias veces a hablar con vecinos de la zona, y la verdad es que fueron muy amables.

En esta etapa encontré a más peregrinos que en mis inicios del Camino del Norte (unos 7 u 8). Y venían en el mismo plan que yo, desconectar de la monotonía, del bullicio de gente, de los ruidos, las prisas… muchos de ellos venían caminando desde Santiago, y su experiencia cuando llegaron a Santiago fue muy parecida a la mía, un sentimiento de que todo lo que estaba pasando era “falso”.

Por el camino volví a juntarme con Vendula, y recibimos la noticia de que nuestra compañera Maike estaba esperándonos en el Faro de Finisterre, por lo que los dos pusimos rumbo hacia allí, no sin antes  caernos una tromba de granizo y lluvia en una zona donde no había nada para resguardarse, y  menos mal que duró solo unos pocos minutos. Aquí tuvimos de nuevo la visita de un nuevo miembro al grupo, otro perrito que estará acostumbrado al paso de peregrinos y que nos acompañó durante más de 3 kilómetros de etapa. Para que lo veáis, aquí lo tenéis, que quiso aparecer en una de mis fotos, jajaja.

Antes de decidir de ir a Muxia y realizar la etapa, no sabía si hacerlo al contrario, es decir, empezar en el faro de Finisterra, y acabar en Muxia, y creo que mi decisión fue la acertada, ya que el pueblo de Finisterra nada tiene que ver con el de Muxia. Atravesando el pueblo de Fisterra te das cuenta de que todo te recuerda a Santiago, todo es muy turístico, y enfocado al turista en masa.

:: Subida al Faro de Finisterre y Km 0 ::

Mucha gente me pregunta si es difícil llegar a este punto, y seguramente hace muchísimos años si lo era, pero en la actualidad podrás subir sin problemas. Andando yo subí pegado a una carretera asfaltada. Si eres de los que prefiere la comodidad, o alguna lesión, podrás subir en coche o en autobús. Para mí, lo mejor es que subáis andando y vayáis parando cada poco tiempo, porque las vistas son increíbles como podéis ver en las imágenes.  

¿Qué encontramos arriba? Pues el faro, las vistas, el km 0…. Un hotel,  venta de suvenir, restaurante… cada uno tiene su opinión, pero el hecho de que para llegar a este punto mítico, exista una carretera asfaltada le quita mucho encanto. Para evitar problemas con los coches, podéis subir andando por la ruta que empieza desde la Playa Mar de Fóra, y bordea el otro lado del saliente.

Mucha gente sube hasta este punto para contemplar la puesta de sol. El problema es que estamos en el norte de España, y las nubes casi siempre tapan el sol y como me dijeron… hay que tener mucha suerte para poder verlo.

 Aquí nos encontramos de nuevo con Maike, y después de hacernos unas fotos para tener un recuerdo en este punto, decidimos volver a bajar para comer, y lo hicimos en As Baleas Fisterra, una pizzería muy muy buena, con un buen precio, y la cual recomiendo si pasáis por aquí.

Después de comer cogimos el autobús de vuelta a Santiago, que al ser el último… tarda 3 horas en llegar… que se hacen eternas. Lo único bueno, es que pasarás por decenas de pueblos y lugares, que no pasarías si fueras con el autobús que llega directo a Santiago.

Nos alojamos en el Albergue La Credencial, ubicado aquí. El dueño fue muy amable por venir a las 22:00 a recibirnos y alojarnos, ya que el albergue a esa hora ya no estaba abierto. El precio por noche es de 12 euros, que no es nada caro, y estas a 20 minutos del centro andando. El albergue está muy limpio, buenos baños, buena zona común, buenas literas… el único “pero” que le pongo es la cocina, que la vitroceramica es de pago, pero tampoco es caro si quieres cocinar algo ligero.

El día aún no acabó aquí, ya que nos fuimos a tomar una cerveza a una bar de los que me gustan a mí, de los de toda la vida, de los que aún no ha llegado el turismo, se llama Café Bar Hamburguesería DA-CA.

Aquí nos encontramos con otros dos peregrinos del camino que también salieron desde el inicio del Camino del Norte, y llevaban 35 días en ruta. Al día siguiente comimos aquí con ellos, y todo lo que hacen es casero y de muy buena calidad.

Después de tomarnos un vino, acompañamos a Maike a la estación de autobuses, donde también hay una parada de taxis. Para que os hagáis una idea, el desplazamiento desde la estación de autobuses hasta el aeropuerto son unos 20€, cualquier cosa que se aleje de ese precio os están engañando.

Nos despedimos de Maike y volvimos al Albergue a descansar, que el día había sido muy muy largo. Mañana dedicaré el día a deambular por Santiago de Compostela, asistir a la misa del peregrino, hacer algunas compras…

Gasto del día: 40€.
Albergue: 12 euros.
Comida: 12 euros.
Autobús: 5 euros “creo”.
Bar: 4 euros.
Supermercado: 4 euros.
Café y Bollo: 3 euros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.