Etapa 2 Camino del Norte: Salinas – El Pito

Desde la Escuela de Surf El Pez Escorpión inicio lo que será para mí, una gran experiencia en mi vida, un camino de aprendizaje donde he aprendido mucho y ratificado muchos de mis pensamientos, de los cuales, no todas las personas entienden, ni quieren entender.

Me despido de lo que ha sido mi primer alojamiento en el camino para volver a pasar por el túnel que me trajo hasta Salinas. Hoy quiero recorrer todos los acantilados que pueda, y espero tener esa sensación de soledad y tranquilidad del día anterior, Escuchar el sonido del mar golpeando las rocas en esta zona, es indescriptible.

Atravesé de nuevo la playa de Santa María del Mar, y subí hasta Punta de Escayo, donde hice mi primera parada para relajarme y contemplar el mar. Como el tiempo no acompaña, no había nadie, y se agradece.

Este camino te dejará en la Playa de Bahinas, donde tampoco encontrarás a nadie. Si seguís esta playa, a unos 30 metros, encontrareis un camino que te llevará por Linares, El Cenizal, acabando en Naveces, y desde ahí cogerás la carretera para incorporarte al camino “Oficial” del Camino de Santiago.

De lejos, vi al primer peregrino, y este caso era peregrina. Como iba un poco más lenta que yo, me puse a su lado al poco tiempo. ¿Quién era? Mayke, una peregrina Alemana, pero… vamos a ir poco a poco, porque nos cruzaríamos en muchas ocasiones a lo largo del camino. Después de saludarla, cada uno siguió a su ritmo y en solitario, aquí me he dado cuenta que saber inglés… es necesario…

A partir de aquí, el camino que pasará por una zona arbolada, y como no… llena de barro y agua, pero da igual, ya te empiezas a acostumbrar a caminar sobre suelo mojado. El camino es muy tranquilo y rodeado de naturaleza, donde al acabarlo y volver a atravesar una carretera, te dejará en el Rio Nalón, en la parte que su vida está acabando hacia el mar.

El camino te hace pasar por el pueblo Soto del Barco, teniendo muy pocos sitios para comer algo caliente, ya que pregunté en varios sitios, y solo tenían montaditos fríos. En la rotonda principal encontré un pequeño bar donde me comí un bocadillo de tortilla de patata y chorizo, que estaba muy bueno. Estando ahí, entró Mayke, y empezamos a hablar. Me contó, que ella empezó en Irún salió desde Irún y que ya llevaba 22 días en el camino. Intenté hablar un poco de inglés… pero imposible, me faltaban muchas palabras para enlazar una frase con otra, jajaja. Ella hablaba un poco de Español, y gracias a eso la entendía mejor, vamos, que me acomodé e intenté que ella hablara Español, XD.

Como esta mañana me he ido desviando por toda la costa, y parando donde me apetecía, se me ha hecho tarde, e iba a llegar a Soto de Luiña de noche,  y eso no me apetecía. Por lo que mirando por internet y buscando un punto intermedio, decidí quedarme en El pito. Llamé al albergue pero no me cogían, así que miré el Hostel Alvaro, donde por 12 euros tenía una litera para dormir.

Hablando con Mayke, también paraba en El Pito. Llame al Albergue de Cudillero, y como no me cogían el teléfono, Mayke miró en su guía y le ponía que el Hostel Alvaro estaba bastante bien. Como estaba relativamente cerca de donde estábamos, decidimos ir juntos hacia el Hostel.

Como curiosidad, cuando empezamos a andar, se fue para el lado derecho de la carretera… imaginaos sin casi hablar inglés, ni alemán, explicarle porque tiene que caminar por el lado izquierdo de la carretera, XD, al final con gestos y metiendo alguna palabra, todo el mundo se entiende.

Llegamos al Hostel, que también es hotel, y nos ubicamos en su parte trasera. Las botas teníamos que dejarlas en unas taquillas en el exterior, por lo que si estaban húmedas, no podíamos dejarlas junto a un radiador para que se secarán. Los radiadores estaban apagados cuando llegamos, al hablar con el propietario, nos dijo que se encendían solos… y en pocas palabras me dijo que habíamos pagado precio de albergue… que eso es como un lujo, y para mí no es así… ya que en otros albergues si tenían la calefacción puesta todo el día, y valían mucho menos que este. Dijo que los radiadores se encendían automáticos sobre las 9:30 de la noche, y la verdad es que hacia bastante frio dentro del albergue.
Al levantarnos por la mañana ya estaban apagados de nuevo, y por la noche me desperté varias veces porque la temperatura no era estable en ningún momento.
El resto del albergue estaba perfecto, muy limpio y prácticamente nuevo, pero no me gustó la idea de que el aseo y la ducha estuvieran dentro de la propia habitación, ya que puede resultar un poco incómodo  si hubiera más gente.

Al llegar dejé mis cosas y me fui al pueblo de Cudillero para ir al supermercado, ya que es un pueblo donde encuentras casi todos los servicios y aparte, es el más cercano al Hostel. Está a casi un kilómetro y medio del Hostel, pero no me quedaba más remedio. Compré algo para cenar y llevarme al día siguiente, y de postre compre algo de chocolate, y como es normal en todo el camino, todo se comparte con todos.  

Con muy poquito se puede ser feliz. En la actualidad se han perdido casi todos los valores innatos  que alguna vez tuvimos cuando éramos pequeños, como por ejemplo… el compartir

Después de  casi una hora de escapada, cenamos y pronto a dormir, que a las 7 de la mañana ya tocaba levantarse de nuevo, y ponerme de nuevo en ruta.

Como veis, por ahora solo me he encontrado a un peregrino en todo día de hoy, por lo que el camino estaba siendo muy tranquilo, que es lo que venía buscando al camino del norte. Con Mayke, pese a que la comunicación ha sido lenta, nos hemos entendido “menos o menos”.

Mi gasto del día: 24 euros.

12 euros el Hostel.
6 euros la parada a comer.
6 euros en el supermercado.

¡Hasta mañana viajeros!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.