Etapa 5 Camino del Norte: Cadavedo – Luarca

Conforme pasan los días duermo mucho mejor, pero me levanto más cansado. Esto se debe a que en mi vida diaria, me paso la mayor parte del día sentado debido a mi trabajo como informatico, por lo que andar todo el día, me pasa mi pequeña factura. Espero que en pocos años pueda revertir esta situación.

Nos hemos levantado a las 7, y hemos salido sobre las 7:30, y dejando a las 3 personas vecinas durmiendo aún… querían hacer más de 40km hoy y lógicamente cogerían un autobús como dijeron. Aún sigo sin entender por qué las personas nos engañamos a nosotros mismos, y en este caso… es solo por conseguir un sello y decir… yo he estado aquí…

Hoy el recorrido está en torno a 20 km hasta Luarca, por lo que llegaré temprano a destino y podré dar una vuelta por el pueblo y los alrededores.

Esta etapa me ha gustado mucho, ya que es una etapa sencilla, pasando por pueblos y caminos rurales, llanuras, campos de cultivo, animales… y todo muy verde y limpio a mi alrededor.

:: CEMENTERIO MORO  DE BARCIA ::

Otra de los lugares más interesante que podéis encontrar en esta etapa es un Cementerio Moro, que lo podéis encontrar aquí

Antes de ir, había leído por internet que fue un lugar para albergar a los soldados Musulmanes muertos en la Guerra Civil Española durante la época de Franco.

:: ¿Cuál es mi opinión del sitio?::

El lugar podría ser muy bonito, digno de ver, pero está dejado de la mano de la naturaleza, y la basura. Existen varias pintadas en sus paredes, y entre otras se puede ver la simbología Anarquista y la comunista en un mismo plano.

El lugar no tiene mucho tiempo de visita, ya que todo está vacío, y solo quedan los vestigios de lo que fue un “lugar” para olvidar, y de una guerra que nunca debió existir.

:: Recuperando un poco de la Humanidad Perdida ::

Dejando a un lado este lugar, proseguí mi camino, y a unos 300 metros vi como una persona mayor cruzaba la carretera para retirar unas ramas que se habían quedado en medio debido a las lluvias y viento de la noche anterior.

De lejos me recordó a una de las personas más importante en mi vida, con su radio colgando del pecho, su sencillez, y su mirada llena de vida. Entre las muchas personas que me encontré en el camino, Miguel, que así se llama, ocupa desde este día, un espacio en mi vida.

“Solo”, tiene 84 años, miles y miles de experiencias, recuerdos, luchas, horas de trabajo con frio, lluvia, nieve… pero siempre, teniendo claro que tipo de persona quería ser. Y para mí es un ejemplo de la persona que quiero llegar a ser.

No recuerdo el tiempo que estuvimos los dos hablando, pero pese al dolor de pies que tenía por mi bambolla, ni nos sentamos. Entre las muchas de las anécdotas y vivencias que me contó, os voy a contar algunas de las historias que me hacen reflexionar y darme cuenta del vacío que tenemos las personas.

Desde que empezó a hablar solo podía asentar con la cabeza, dándole la razón en todo lo que decía, no tenía opción a replica. Pese a que vive en una zona rural, “no tiene estudios demostrados”, pero a leído cientos y cientos de libros, ha conseguido tener algo que muy poca gente tiene, “Un Pensamiento Propio”, no dejándose embaucar por los cientos de charlatanes que aparecen en cualquiera de los medios de desinformación que tenemos en la actualidad.

Don Miguel, ha viajado en sus días por muchas partes del mundo, y en uno de esos viajes (hace muchísimos años) recuerda cuando bajó a comer en un hotel, y junto a él se sentaron dos personas, bien vestidas, y con unos libros en sus manos, los cuales, al verle, y sin conocerlo de nada, lo catalogaron por debajo de su “estatus” social, es decir, lo catalogaron de un analfabeto, por la imagen y lo trabajado que tenía el cuerpo, y también por no vestir de acuerdo a los cánones que establece la sociedad.

Cuando llegó todo el mundo y Miguel empezó a hablar y comunicarse con el resto de personas,  empezaron a darse cuenta de su error, y que tenía más sabiduría, más personalidad, y más experiencia que ellos. Y por ello… hablaron con él para conocer más sobre los temas que estaba tratando en la mesa.

“Nunca juzgues a una persona por su presencia antes de escucharlo o ver sus actos en la vida. “

Hablando sobre quien nos gobierna y quien juega con nuestro dinero (para algunos su vida), me contó que en sus años de juventud los “políticos” venían a las casas de las personas con menos recursos para pedirles su voto a cambio de promesas para mejorar su “calidad” de vida (y lo pongo entre comillas, porque nadie es quien, para saber si con esas calidad de vida eres feliz). El político en cuestión venía con su portavoz, en este caso, “portavoza” (que tan de moda esta ahora), y le pidió su voto a una persona que era para ellos era un analfabeto y así se lo hicieron saber al negarse a dárselo. El político le dijo unas palabras bastante desafortunadas, a las cuales la persona analfabeta respondió…

“En caso de que se acabará el mundo… solo sobreviviría yo, porque dentro de mi analfabetismo, sabría como sobrevivir a una situación de hambre“

Uno de los temas que más me apasionan, es como “grandes” novelistas nos obligan a seguir con exactitud lo plasman en sus libros, sin llegar a pensar por un mismo instante… que todo puede ser una gran mentira, y que esa persona sabe, y conoce, que es capaz de influirnos en nuestra vida diaria sin ni siquiera darnos cuenta. Esto mismo… me lo dijo Miguel, me dejó absorto, sin palabras, porque me parecía un pensamiento demasiado “joven” para que él me lo dijera, y lo que me di cuenta, es que es un pensamiento demasiado viejo, para que los jóvenes lo entiendan.  

Os aseguro que fue el tiempo que más rápido pasó en mi viaje, y sabía que tenía que seguir mi camino, pero estaba aprendiendo mucho. Tengo guardado para mí en mi diario de viaje sus historias apuntadas, aunque no me hacía falta escribirlas, porque es imposible borrarlas de mi mente. Me lo encontré, o el me encontró a mí, no lo sé, pero lo que está claro es que se sincronizaron uno ideales de una persona de 34 años, y unos ideales de una persona de 84 años.

Me gustaría que alguno que me lea, y que pase por el Cementerio moro, recuerde buscar a 300 metros antes de girar a la derecha… a Miguel, que hable con él, y que le diga… como me dijo él… “No me gustaría que mi mente se perdiera”, y no se va a perder. Le dije que tenía un pequeño blog de viajes donde aparte de intentar ayudar a personas a viajar, intentamos que aprendan buscar ellos mismos la felicidad.

Normalmente el camina por esos lugares, se para, observa, habla con quien quiera hablar con él.

Prometiendo a Miguel que espero pasar por este mismo punto de aquí a unos años y encontrarme de nuevo con él, puse rumbo al albergue de Luarca. El albergue está ubicado prácticamente en el centro del pueblo, y es un albergue moderno, limpio y muy bien acondicionado. El precio de este Albergue es de 11 euros, ya que era el más barato que encontré.

Aquí podéis lavar y secar la ropa, y como había llovido estos días atrás, necesitaba lavar mi ropa. El precio de lavar y secar hasta 2 kilos de ropa 6 euros. A partir de ahí, cada kilo adicional incrementará 2 euros. Eso sí, te la lavará la chica del Albergue, por lo que puedes explorar la ciudad o irte a comer sin necesidad de estar pendiente de la lavadora.

Comí cerca del Albergue, en el Restaurante Don Ángel, donde en su interior creo que estaba su dueño, llevando un control perfecto de todo lo que acontecía en su local. El Menú no es ni barato, ni caro, vale 11 euros, pero la verdad es que había cantidad y sobre todo calidad en los alimentos.

Después de comer y sobre las 17:00 de la tarde me fui a recorrer el pueblo. Es un pueblo pesquero y con un bonito puerto rodeado de montañas. En mi recorrido por el pueblo vi a un peregrino que iba buscando el albergue para dormir, era Maike, un chico Alemán, que más adelante formaría parte de la banda del Taka Taka… XD.

Después de un paseo muy agradable, entre lluvia, viento y gaviotas, compré algo para cenar y volví al albergue, donde ya tenía mi ropa en mi cama. Cené, y poco más daba el día de si, solo quedaba descansar, para levantarme fresco a las 7 de la mañana.

¡¡¡Saludos viajeros!!!

2 comentarios en “Etapa 5 Camino del Norte: Cadavedo – Luarca

  1. Blanca dijo:

    Mañana pasaré por alli , llegaremos a Luarca, es el ultimo dia del tramo que recorremos este año..
    Espero tener la suerte de encontrarnos con Miguel.
    Gracias por tus palabras.

    • miralles dijo:

      Gracias Blanca por tu comentario. Me alegro que este mensaje llegue a otras personas. Si lo ves y puedes, le enseñas quien soy y le das muchos recuerdos!. Disfrutar del camino!!! Y para lo que necesitéis estamos por aquí, XD.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.