Etapa 8 Camino del Norte: Ribadeo – Lourenzá

Hoy arranco desde Ribadeo, con una sensación rara, que no he tenido a lo largo de todos estos días. Como os comenté en el Post anterior, si tenéis que dormir obligatoriamente en el albergue de Ribadeo, os recomiendo buscar otro lugar, ya que en este albergue perderás la esencia del camino.

La etapa de hoy me dejará en Lourenzá o Lorenzana, que está ubicada a unos 29 km desde el albergue y al que tardé en llegar unas 8 horas y media, parando en muchos lugares. En la foto del GPS os coloco la etapa de forma directa, sin desvíos.

Aquí dejo atrás los acantilados, las playas, el olor a mar… para adentrarme hacia el interior, donde los paisajes volverán a ser impresionantes, al igual que su gente. A partir de este momento dejé Asturias para recibir a Galicia y uno de los primeros cambios que vi fueron los hórreos, que son distintos a los que vi en Asturias.

El camino al interior me encantó, muy solitario y reinando el silencio, pero este día iba bajo mínimos de comida, y a mitad de camino me di cuenta que no había ningún lugar para tomar ni un café.

Al llegar a un pequeño llamado Villamartin Grande, pregunté a dos personas con una gran sonrisa en la cara si cerca de aquí había algún lugar para tomar o café, y directamente me comentó que a 50 metros teníamos uno y que casualmente acababa de abrir ese día la temporada. 

:: Tentempé Peregrino ::

Durante mis anteriores entradas, os he comentado muchos lugares para comer, dormir, lugares de parada obligatoria… y este es uno de ellos. Tengo un problema (o bastantes… XD), pero uno de ellos es que cuando entablo una conversación con una persona, me doy cuenta enseguida de cómo es esa persona, y rara vez me equivoco. Su dueña Natalia, nos recibió (me encontré con Vendula), con una gran sonrisa, ycon  unas ganas de ayudarnos y hablar con nosotros que no es normal en los tiempos que estamos, y cuando una persona te trata como si te conociera de toda la vida, te sientes como en casa. Recordar que una sonrisa, abre muchas puertas.

Aparte de Natalia, también conocimos a parte de su gran familia, y os aseguro que es una de las pocas familias que disfruta de su trabajo, y siempre… con una sonrisa.

El Café-Bar Tentempé Peregrino es más que un lugar para tomar café, y dispone, después de mucho esfuerzo y trabajo, de un alojamiento para dormir. Quizás si hubiera estudiado mas mi ruta del camino, hubiera sabido que este sitio existía, pero no lo hice, y eso me hace no juzgar a nada ni a nadie sin conocerlo por mi mismo. Espero algún día regresar por esta zona con Enma, pedir ese café gigante, y recoger un poco más… de esa buena  frecuencia que existe en este lugar.

Espero que leas este Post. Te mando un beso para ti y los tuyos! Y nunca dejes de sonreír!

:: Me podría acostumbrar a esto ::

Desde aquí hasta Lourenza pasé por unos paisajes y pueblos espectaculares, y casi todo el camino rodeado solamente por naturaleza y animales, y sobretodo… con la compañía del sol. Recuerda que el camino no solo se trata de salir del punto A, al punto B, y llegar lo antes posible, se trata de disfrutar durante el camino. En este recorrido yo tarde 8 horas, y se me hicieron muy cortas, cosa que no me pasa en mi larga jornada laboral.

El pueblo del Lourenza es pequeño, pero tiene una bonita iglesia y centro del pueblo, y dispone de todos los servicios. Yo cargué en el supermercado y compré la cena y desayuno del día siguiente.

En este albergué conocimos a varias personas que más adelante nos veríamos de nuevo, como dos chicos murcianos muy simpáticos, o un chico catalán con el que tendríamos varias anécdotas en el camino… vaya risas…

El albergue es muy grande, cuenta con dos plantas, cocina, un aseo (no muy grande), y está muy limpio. Nada más llegar me recibió la persona encargada del mantenimiento del albergue, que me dejó una gran lista de remedios caseros para cuidar nuestra piel, nuestros pies, y en general dejar un poco más de lado todos los productos químicos que usamos sin tener en cuenta lo que nos proporciona la naturaleza.


Me dijo si me interesaba el tema, y si era así, que vendría a vernos más tarde, y que nos contaría el uso de las plantas de la zona para un uso personal, y así fue.
Su historia de cómo llegó a este pueblo es muy larga… pero llegó aquí debido a la crisis que los políticos han creado. Esta persona llegó al pueblo sin conocimientos sobre las plantas, pero como persona autodidacta, y base de probar con él mismo, y estudiar, ha conseguido eliminar parte de los químicos que nos obligan a tomar en determinadas ocasiones.

Escuchar a las personas requiere un largo proceso de aprendizaje, y no todo el mundo es capaz de escuchar e interpretar lo que nos cuentan… Busca tu felicidad!

Gasto del día:
Supermercado 8 euros.
Albergue: 6 euros.
Café y Bollo en Tentempé Peregrino: 3 euros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.