Pisa y Lucca en un día. Un día entre torres y Murallas.

Este día en nuestro viaje, teníamos un punto muerto, un día que aún no teníamos claro dónde ir. No sabíamos si bajar a Siena, para luego subir a Pisa, y ver su famosa Torre de Pisa y ya de noche, poner rumbo al hotel en Montecatini Terme que habíamos comprado por booking a última  hora del día anterior.

Salimos temprano desde Florencia, y pusimos rumbo a Pisa, donde lo primero que buscamos fue aparcamiento barato. ¿Quieres aparcar pegado a la torre por 0,75€ la hora? Si quieres aparcar el coche a 200 metros de la Torre de Pisa, puedes dejarlo junto a este Supermercado, en el siguiente enlace.

No tienes límite de horas, por lo que podrás echar todas las monedas que quieras hasta la hora deseada.  Suele haber aparcamiento en este sitio, ya que la mayoría de coches que van llegando para ver la Torre los meten en los Parking que se encuentran en el camino, y al “módico” precio de 3 euros la hora

Como aparcar junto a la Torre de Pisa
por 0,75€ la hora.

Nuestras expectativas sobre la Torre de Pisa se cumplieron al pie de la letra, ya que antes de entrar por la puerta principal al recinto, vimos decenas de puestos de venta de suvenir, que es  normal en este tipo de sitios, pero le quitan muchísimo encanto, ya que parecen puestos de chinos. Tu visita será rápida, ya que ni la zona de torre, o sus alrededores, invitan a quedarse unos días recorriéndola.

Entramos al recinto sin ningún problema, pero con un sol de justicia, y las pocas sombras que había ya estaban cogidas por los cientos de turistas de todo tipo de nacionalidades que se abarrotaban contra la pared. Avanzamos por la zona de asfalto, (ya que por la zona del césped no se puede pasar), y ya vimos a cientos de “ninjas” intentando sujetar la torre, jajaja. Nosotros también nos hicimos alguna que otra foto con la torre, pero desde su parte de atrás. No te puedes ir sujetar la torre.

Como curiosidad, fijaros bien en la torre, porque no está inclinada no del todo. La torre se quedó a medio construir durante unos años, y su base cedió hacia un lado. Para contrarrestar esta inclinación, el arquitecto, fue levantando las siguientes plantaras orientándolas hacia el lado contrario, por lo que su eje está “casi” recto.

Las colas para sacar las entradas, y para subir a la torre eran exageradas… por lo que decidimos no subir, y de todas formas, teníamos muchas dudas de si subir o no, ya que la ciudad de pisa no tenía ese “encanto” de otras ciudades de Italia. Después de nuestro reportaje fotográfico decidimos hacer un poco de turismo por la ciudad de Pisa. Poniendo tumbo hace su Rio Arno, desde donde buscaríamos un sitio para comer.

El calor del día de hoy era bestial, por lo que al llegar al puente decidimos buscar un sitio para comer, no habíamos visto nada que nos llamara la atención por el camino, por lo que nos metimos por un par de callejones y llegamos a una Plazza delle Vettovaglie donde no había prácticamente turismo. Nos sentamos a comer en el Ristorante Vineria Di Piazza, que es otro de los sitios que recomendamos, ya que los precios no son tan caros como los restaurantes cercanos a Pisa, ni tan masificados.  Destacar el postre que tenían casero, que era tarta de queso, pero con leche de búfala, que nunca lo habíamos probado, y nos encantó.

Por otro lado pedí una cerveza, y me pusieron una cerveza “rara”, Brewdog Punk Ipa , pero con un sabor dulce, como afrutada. Al buscarla por internet, vimos que la vendían en el corte inglés, en la zona gourmet, a un precio de poco más de 5 euros, y a nosotros nos costó 2,5 €. A lo amantes de la cerveza no os gustara nada.

De vuelta al coche pasamos de nuevo por la Torre de Pisa, y los turistas se habían multiplicado, menos mal que la zona es muy grande, porque es exagerado la cantidad de visitas que tiene este icono de Italia.

Desde aquí nos fuimos hasta una ciudad que os recomendamos, Lucca, una pequeña ciudad amurallada con más encanto que muchas de las ciudades más famosas de Italia, pero vamos por partes, lo primero es aparcar. En principio hay muchas zonas que no son ni azules, ni blancas, sino que son zonas existentes delante de algún comercio, o junto a caminos, donde en principio, se puede aparcar sin problemas, pero nosotros fuimos a lo seguro, y dejamos el coche pegado a una de las entradas a la ciudad, en la zona azul, donde el precio es muy barato, 0.20€ la hora, y a partir de la segunda hora vale 1 euro la hora, o si vais para el día completo , te saldrá a 6€. Por lo que sacamos un ticket para unas 4 horas de visita.
P.D. Se paga solo desde las 08:00 de la mañana hasta las 20:00 de la tarde.

Aparcar en Lucca sale por
0,20 euros la hora.

Dejamos el coche justo aquí, pasamos las vías del tren para entrar por la Porta S. Pietro, un pueblo sin apenas turistas, limpio, cuidado al detalle, con muchísimos árboles, y zonas verdes… es decir, un pueblo de los que nos gustan, de los puedes perder la noción del tiempo recorriendo sus calles.

Nos llamó la atención que nada más entrar, que los Rolling Stones tocaban en Lucca el 23 de Septiembre, y es un sitio espectacular para el concierto.

La comida en Lucca es muy barata, las pizzas completas comienzan a partir de los 5 euros (sin incluir el dichoso cubierto), y los helados son los más baratos que hemos vistos en nuestro viaje, y por lo menos la limonada es de verdad, nada agua con sabor y color.

Empezamos nuestro recurrido desde la Plaza de Napoleón, hasta la impresionante Iglesia de San Miguel en Foro. Desde aquí seguimos por sus pequeñas calles sin un rumbo fijo, y llegamos a otro de los puntos de interés de Lucca, La plaza del Anfiteatro, la plaza fue construida sobre su antiguo anfiteatro, es muy bonita, pero es una lástima que esté rodeada de restaurantes. Justo en esta plaza encontramos la ruta que te aconsejan seguir en Lucca, y nosotros os la recomendamos si vais a pasar el día entero aquí, os  encantará.

Esta es una de las ciudades que merece la pena observarlas desde cielo, y para ello fuimos a la Torre de Guinigi (aunque tiene dos torres para verla desde el cielo), que vale 4 euros por persona subir, o puedes sacar por 6 euros la entrada conjunta para las dos torres de Lucca, la torre a la que no subimos es La Torre Delle Ore.

La torre está recomendada tanto para niños, como para adultos, las escaleras no se hace tan duro como leímos por internet, pero para las personas que tengan algún problema en rodillas, espalda, se agobien en espacios pequeños, tenga asma… no se lo recomendamos.

Aquí arriba tenemos una serie de árboles plantados, y dan sombra, asique no os vais a quemar con el sol, y se está bastante fresco. Las vistas desde arriba las tenéis aquí, para nosotros mereció la pena, ya que no había mucha gente arriba.

Una vez bajo, seguimos deambulando y encontrando pequeños rincones, y pasando por más iglesias, como la Basílica Di San Frediano o la Iglesia de San Maria Forisportam, pequeñas joyas que guardan muchos secretos de la ciudad.

Después de muchas horas de andar, nos compramos unos helados para el camino al coche, y nuevo… al mirar la hora… hacia media hora que nos habíamos pasadode la hora en la zona azul, otra carrera hacia al coche… y menos mal que donde habíamos dejado el coche es una zona poco transitada, y no teníamos ninguna multa.

Cogimos nuestro pequeño Ferrari y pusimos rumbo a Montecatini Terme, donde vimos por internet, que nuestro hotel tenía parking gratuito, y era verdad, pero a poco más de 1km del hotel, y en un parking público. Ubicado exactamente aquí,

Toda la información sobre el Hotel Savoia & Campana en el que nos quedamos la podéis encontrar aquí , pero ya os adelantamos que tiene una relación calidad precio excelente.

Nos duchamos y salimos a dar una vuelta por el pueblo, un pueblo muy tranquilo, y que como su nombre indica, el mayor turismo que recibe, es para visitar sus termas.

Cenamos en el Corsaro Verde, un restaurante que nosotros no os recomendamos. Esta es nuestra opinión en Tripadvisor.

Y así acabamos este día de visitas, de caminar, de admirar, de pasar calor, y sabiendo que nos quedan solo dos días para volver a la rutina…

¡Hasta Mañana Soñadores!

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.