Camino de Santiago, Que me llevar y porque. Parte II

Hoy arranco a contar como me ha ido El Camino de Santiago, y no va a ser fácil… no va a ser fácil porque volver a la vida “normal” es muy complicado, sobre todo cuando volvía con una mente despejada, limpia, y solo llevando en mi mochila pequeños problemas sin importancia, y que tienen fácil solución.

Dejando un poco este tema, que da para mucho, volvemos a lo que a muchos más les interesa,

:: ¿Qué me he llevado realmente al Camino de Santiago? ::

El día antes (Como es habitual en mi), me puse en una mesa todo lo que me quería llevar al camino para 18 días, y teniendo en cuenta que el pronóstico del tiempo decía que el sol lo iba a ver muy poquito, quería llevar un poco más de ropa por si no daba tiempo a secarse.

Aun así me pasé, y me sobraba alguna cosa, o podría haber reducido el tamaño de algún objeto. Voy a ir describiendo paso a paso, cada una de las cosas que me llevé y mi opinión al respecto.

Muchos querrán saber cuánto pesaba mi mochila, pues exactamente pesaba 8,5 kg, el problema es que luego le añades el agua, y comida, y se sube a 10 kg, y eso es un error. El no pasar de 7 kg sería lo ideal.

:: Ropa ::

Zapatillas “La Sportiva”: Quizás la prenda más importante del viaje, y donde más tenéis que invertir si hacéis el camino en pleno invierno. Yo me llevé unas zapatillas que utilizaba para correr en montaña, que están muy muy bien, pero… no son Gore Tex, es decir, les entra agua. La mayoría de los días acababan empapadas, así como mis pies, pero los periódicos de después hacen milagros.

Dos pantalones Trekking: Dos días antes compré dos pares en el decathlon, sin saber muy bien si me iban a encajar bien durante el viaje, pero la verdad es que sí, el barro se limpiaba muy muy fácil, y su secado es extra rápido. A los 20 minutos de parar de llover ya estaban secos.

Poncho decathlon negro: Es barato, pero una autentica basura. Los botones se sueltan con muchísima facilidad, no repele bien el agua, y es incómodo de colocar. Comprarse mejor el modelo rojo, que vale 15€, y es muchísimo mejor, y más cómodo de poner.

Chaqueta 3 en 1 impermeable: El llevar los pies mojados no es un problema para mí, pero si es un problema llevar mojado el tren superior, por lo que Enma por mi cumpleaños me regalo esta prenda que la recomiendo 100%. Es un 2 piezas impermeable, porque lo que en muchas ocasiones no llevaba el “maldito poncho” que es un incordio. El conjunto es bastante ligero, sobretodo la chaqueta de abajo, con la que te puedes mover cómodamente cuando llegas al destino.

Tres chaquetas técnicas y 3 camisetas de manga corta: Tienen poco peso, pero aun así son muchas, con solo dos hubiera bastado. Al final alguna de ellas las usaba como pijama.

Ropa Interior y complementos: Me llevé 4 pares de calzoncillos, y 4 pares de calcetines de invierno. Con los calcetines acerté, ya que al ser de deporte, y de buena calidad, aunque se mojaran, me mantenían los pies calientes. Aparte de esto, es súper importantes llevarte unos guantes y una braga para el cuello, si llevas el cuello, las manos y los pies calientes, no pasarás frio. El gorro por ejemplo no lo utilicé.

Saco de dormir: Al ir por la el camino de norte, y leer que los albergues no tienen “tanta calidad” como en el camino francés, me compré un saco de dormir de 10º, el problema de este saco es el tamaño, ya que yo mido 1.85 y el saco ocupaba buena parte de la mochila de 45 litros. Yo recomiendo comprar un saco de dormir que ocupe el menor espacio posible. Al final en los albergues públicos tienes una manta para poner por encima del saco. En mi caso, tenía muchas mantas, porque los albergues estaban prácticamente vacíos en estas fechas.

Gafas de Sol: Peso inútil, ya que no las usé en todo el viaje. No merece la pena llevarlas en estas fechas. Aunque haga sol, no molesta.

Toalla Microfibras: Con un tamaño muy reducido y de secado rápido, será tu mejor aliado en tu viaje. El único problema de estas toallas es que con humedad, secan lo justo.

Chanclas: De las cosas más importantes del viaje. Yo las usé tanto para ducharme, como para ir al supermercado a comprar. Ir al supermercado con chanclas y calcetines parecerá raro… pero cuando tus botas están mojadas y el súper está a menos de 5 minutos andando, es una buena opción.

Bidón agua: Este bidón iba en la parte exterior de la mochila. Tenerlo en cuenta a la hora del peso de la mochila, ya que el agua incrementará 1 kilos más en tu espalda.

:: Aseo Personal ::

Jabón de mano o en mi caso, Champú: Se me olvido comprar un jabón de mano… asique me lleve el champú de mi casa, estaba por la mitad, pesaría unos 200 gramos… mal… os aconsejo solamente una pastillas de jabón.

Vaselina: Otro peso absurdo. Pensé en las rozaduras, y me llevé  la vaselina grande… no merece la pena. Como un bote o crema pequeño es suficiente.

Desodorante: Es necesario, pero cuanto más pequeño mejor.

Anti mosquitos: Leí que en muchos casos es necesario llevarlo, también para evitar las chinches. Pero en mi caso no lo utilicé en ningún momento. En los albergues no suelen haber chinches, lo más probable es que las traigan los peregrinos ese día del camino.

Pasta de dientes y cepillo de dientes: Me llevé la pasta de dientes que tenía en casa, pero un bote más pequeño hubiera sido lo ideal.

Pañuelos y toallitas: Lo usarlas por el camino, hay muchos aseos que están sucios, no está de más limpiarlos antes de usarlos.

Maquinilla de afeitar: Tres semanas es mucho tiempo para no recortarte un poco la barba, jeje.

Tijeras pequeñas: Aparte de para cortarte las uñas, las usarás para cortar vendas, tiritas…

Jabón  para lavar: Yo me llevé una pastilla entera para lavar la ropa… no sabía la duración que podía tener una pastilla… pero ya os digo que con un trozo pequeño, es suficiente. El “soap” dio mucho juego en el camino, XD.

:: Electrónica ::

Batería externa: Al final me llevé la batería más grande, por lo que pesaba más. Si volviera me llevaría la pequeña. Ahorras mucho espacio y peso.

Cables y auriculares: Necesitarás los cables para cargar la batería y el teléfono. Me llevé los cascos para escuchar música en el avión o ver videos, pero no los llegué a usar.

Frontal y pilas: Importante si quieres caminar de noche, yo solamente lo usé un día, ya que decidí no salir de noche a caminar. La lluvia, el granizo, el barro y el frontal, no son buena compañía, ya que puedes pisar hoyos en el camino que no ves, y torcerte un tobillo.

Movil: La cámara del viaje, la mayor parte del viaje estuvo en modo avión.

:: Otros ::

Secador pequeño: Muchos se reían cada vez que sacaba el secador… pero luego lo tenían que usar para secar la ropa, el pelo, o las zapatillas, XD. Lo usé casi a diario, sobre todo para secarme el pelo, acostarse con el pelo mojado, con humedad y frio, no es bueno.

Medicamentos: Me lleve un poco de todo, Ibuprofeno (lo utilicé), Frenadol y Fortasec.

Barritas: Como tenía alguna barrita de alguna carrera, me las llevé, me comí alguna por el camino, pero tampoco me hizo mucha falta.

Tenedor, cuchillo y Tupper: Al final me dejé el tupper, pero me hubiera venido bien, ya que cuando cocinas de noche, te sobra comida, y te la puedes llevar para comer al día siguiente.

Saco térmico: Lo tenía de alguna carrera de montaña, y como casi no pesa, y ocupa poco espacio, me lo llevé.

Bridas: No las llegué a usar, pero nunca sabes lo que te puede pasar en el camino.

Funda impermeable mochila: Cuando veáis las fotos del camino, casi siempre aparecerá. Con esta funda, y la chaqueta impermeable, me ahorraba muchas veces de ponerme el poncho.

CONSEJO: Muchas veces no había funda para la almohada. Si no te has llevado una de tu casa (como es mi caso), usaba esta funda para meter la almohada.

Y hasta aquí, la intro del Camino de Santiago, durante cada etapa os iré contando muchos consejos para que vuestro camino sea lo más “real” posible.

¡Saludos viajeros!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.