:: Deja que me vaya… ::

Son las 03:34 de la madrugada, no puedo dormir, me levanto, pero, algo me ata a esta cama.

Mi casa a oscuras, y que coño… mi vida también. Ahora estoy mirando, lo que veo cada día en las horas que “no duermo”.
¿Qué hago? Miro por la ventana, solo veo las sombras que provocan cada una de las bombillas que iluminan la calle.  ¿Y si me voy a correr a estas horas? ¿Me llamarán de loca “parriba”…?

De todas formas, ¿Quién está en la calle a estas horas? Me voy. Me pongo lo primero que encuentro, sin encender ni una sola luz, sin hacer nada ruido bajo a la calle. No hace frio, me pongo a correr, no se escucha nada, oigo hasta el palpitar de un corazón acelerado en sus primeros pasos… Seguir leyendo