¿Tener hijos es perder calidad de vida? Nuestro punto de vista.

Queríamos escribir algo sobre este tema y viendo la polémica que ha creado Samanta Villar en las redes sociales y periódicos nacionales con su frase << Tener hijos es perder calidad de vida >> no hemos querido dejar escapar la ocasión.

Conocemos a esta periodista de 41 años por el programa “21 días…” realizando barbaridades y, aprovechando que acaba de fue madre por ovodonación, entrenó un documental llamado << 9 meses con Samanta >>, en el que relata más que nada… la dureza del “reto”.

La periodista ha generado una gran polémica por las frases que ha utilizado como:

«Yo no soy más feliz ahora de lo que era antes».
«Tener hijos es perder calidad de vida», aunque «hay muchos momentos son preciosos. Una cosa no quita la otra».
«Abandonemos ya esta idea de que la maternidad es el último escalón en la pirámide de felicidad de una mujer»

Tiene defensores pero también muchos detractores, opiniones dispares que nunca podrán llegar a un acuerdo pues, la opinión es como los gustos, cada cual tiene el suyo.

En relación a este tema, el otro día leímos un artículo sobre las mujeres << NoMo>> (‘No Mothers’ (No madres)). Simplemente son mujeres que no quieren tener hijos por decisión propia y, las cuales no tienen que estar dando explicaciones de el por qué a dicha decisión de vida.En pleno siglo XXI frases del tipo… se te pasa el arroz, eres una egoísta, cuando seas mayor te vas a quedar sola, te vas a quedar para vestir santos, y un largo etc. de frases absurdas y carentes de sentido siguen siendo el pan de cada día o, la mejor… ¿Quién os va cuidar cuando seáis mayores?… ¿De verdad, contemplando la sociedad actual tenéis fe en que vuestros hijos  os cuiden y dejen su vida o su trabajo para cuidaros?

Muchas personas opinan que ser madre es lo mejor que te puede pasar en la vida, y sabemos de buena fe que así es, que es una “ley de vida” no escrita, pero muchas de ellas se cuestionan si realmente están capacitadas para serlo, ya que el ser madre… digan lo que digan… es una responsabilidad de por vida, te limita en muchos sentidos, y desde que una madre es madre, sus prioridades, deseos y, en general, su vida, queda supeditada a la de sus hijos. Con esto nos referimos a que, por varios años, vas a limitar el número de países donde ir, tendrás que cambiar de lugares, puede que tus hobbies, salidas nocturnas, fiestas…. Es decir, que te vas a tener que adaptar a tu nueva vida.

Lo que llamamos VIDA DIARIA se ha transformado con el paso de los años, hemos evolucionado en lo referente a electrónica, coches, casas, trabajo,… pero en el tema familiar seguimos viviendo como en décadas atrás pero, con los problemas que se dan en la actualidad.

A nuestros 31 años nuestros padres han trabajado para darnos estudios, ropa, juguetes, comida, un hogar… y no os podéis imaginar las horas que dedicaban y dedican a trabajar, y sacar tiempo de donde no había para darnos el cariño que todo hijo merece.

En mi caso (Jose), y mi hermano entrábamos al colegio a las 09:00 de la mañana y salíamos a la 13:00, y ahí estaba nuestra madre para llevarnos y recogernos, por la tarde entrabamos a las 15:00 y salíamos a las 17:00 y ahí estaban de nuevo. Y lo podían hacer porque son autónomos y tenían cierto margen de maniobra pero… ¿qué hubiera pasado si trabajaran por cuenta ajena y los horarios no coincidieran con la entrada y salida del colegio? ¿Y las actividades extraescolares? Con el ritmo de vida actual nos parece una tarea casi imposible.

El tiempo que nuestros padres pasaban trabajando, los hemos compartido con nuestros abuelos, sin sensación alguna de falta de atención o cariño por parte de nuestros padres, nos dedicábamos a jugar y jugar, sin saber todavía el arduo camino que nos esperaba de lo que es la vida ADULTA.

Nuestros padres lo han dado todo por nosotros, no han sacado de paseo aunque estuvieran cansados, sin apenas darnos cuenta del gran esfuerzo que realizan, dejando aparcados otros sueños que tenían, intereses, y todo… por cuidarte, darte un futuro, y que seamos felices. Cada uno tendrá una historia distinta con su familia, pero en las nuestras tenemos claro que tanto nuestros padres, como nuestros abuelos… se han desvivido por y para nosotros, y estaremos agradecidos de por vida.

Con todo esto, queremos decir que el ritmo de vida actual no es como el de antes, todo ha cambiado, nosotros jugábamos en la calle al salir del colegio, ahora casi no se ven niños jugando en los paseos usando los bancos como porterías, jugando al encuentro, escondite, a las estampas, peonzas… ahora son todo móviles, tablets, consolas, ordenadores…

Los padres ahora trabajan los dos para poder llegar a fin de mes, o porque necesitan sentirse útiles para realizar una tarea que no sea cuidar sólo de los hijos. Normalmente cada padre o madre tiene un horario distinto de trabajo, con lo que ver a los hijos o a tu pareja se convierte en una completa odisea y, luego están los abuelos, que si están jubilados son de gran ayuda, pero que en la actualidad con 60 años sigues trabajando y deseando retirarte para tener un poco más de tiempo para tí y tus planes de jubilación.

En muchos casos, dejarle el niño a los abuelos era una opción hace unos 20 años, pero ellos también han cambiado y también sus intereses, les gusta salir, viajar, quedar con amistades… por lo que muchas veces estamos limitando la vida que nuestros padres que sólo desean jubilarse y aprovechar el tiempo libre… y, les “quitamos” años de disfrute personal bien merecido.

Al igual que a nosotros nos llaman “egoístas” por pensar de una manera “distinta” a los cánones impuestos por la iglesia y la sociedad, nosotros calificamos a muchas de estas personas de egoístas cuando deciden unilateralmente tener niños pero, se los “encasquetan” a los abuelos o a sus familiares de manera asidua para poder liberar tensiones… y disfrutar un “poco de la vida”.

ENSAYO Y ERROR

Esta expresión podría describir las situaciones de la vida. Esta expresión es válida para muchos casos en el trabajo con algún proyecto que llevas en mente, o en la cocina, con alguna receta que estas cocinando, o con un plan de entrenamiento para alguna prueba…. Podemos experimentar con nuestros proyectos, cambiar la receta de un plato para intentar mejorarlo, o cambiar tu plan de entrenamiento para conseguir mejorar físicamente… pero si tienes un hijo ya no hay vuelta atrás, por eso es necesario tenerlo MUY claro, saber cómo estáis sentimentalmente (los niños no arreglan una relación rota… la empeora…), como estáis económicamente para no darle un futuro incierto, y sobre todo, estar concienciados de que tus horarios van a cambiar, tus hobbies y amistades pasan a un segundo plano, y tu vida, tal cual la conoces… nunca será la misma.

Después de leer todo esto, muchos de vosotros estaréis pensando que somos radicales, que nuestra vida carece de sentido y que no sabemos lo que nos estamos perdiendo… pero…nada más lejos de la realidad.

¿Y vosotros? ¿Sabéis lo que os estareis perdiendo por tener hijos?

Nosotros nos alegramos (y de corazón) por cada persona de nuestro entorno que decide tener niños, porque ellos han decido tomar ese camino. Nosotros por nuestra parte, hemos escogido otro, en el cual disfrutar uno con el otro, viajar cuanto podamos, tener más tiempo para nuestras cosas, tener la libertad que siempre hemos deseado de pequeños y no atarnos… suena “duro” pero es nuestra realidad, nuestra elección de vida.

Ser padres tiene sus ventajas también, viviréis una experiencia única en la vida, perpetuarás tu ADN, conocerás (según dicen) el amor verdadero, volverás a apreciar esos momentos navideños de antaño, viviréis las aventuras de vuestro hijo en su edad de aprendizaje, seréis un modelo en la vida de vuestros hijos, llorareis cuando os llamen papá y mamá…

Por lo tanto, todo es poner en una balanza lo que deseamos en la vida, cuáles queremos que sean nuestros planes de futuro y apostar por ellos. Sea cual sea el camino que elijáis… recordad… una vez iniciado… ya no hay vuelta atrás…

¡Saludos Viajeros!

Podéis leer nuestro Post, Dejarlo todo e irse

4 comentarios en “¿Tener hijos es perder calidad de vida? Nuestro punto de vista.

  1. Enma Gonzalez Torres dijo:

    Buenas Meche:
    Gracias por tu comentario. Nosotros tenemos sobrinos y ahijados en la familia y, sabemos de primera mano el gran esfuerzo que supone y admiramos a todo aquél que está dispuesto a realizar el “sacrificio” de cambiar su vida por otra totalmente diferente. Sabemos que nos perderemos experiencias de vida pero tendremos muchas otras. Un saludo.

  2. Meche dijo:

    Hola. En parte estoy de acuerdo contigo en lo que dices, soy madre de una niña de 3 años, y han sido 3 años duros, con más momentos dificiles que felices, pero ahora no lo cambio por nada del mundo. Mi vida cambió por completo, tuve que renunciar a muchas cosas, pero espero recuperar algunas, pero renuncié por ella, y ahora estoy muy feliz viéndola crecer.

  3. Teresa dijo:

    Hola, me ha encantado vuestra web, me la recomendó un amigo. Esta primavera unas amigas vamos a preparar un viaje a Filipinas, pues hemos visto videos en Youtube que son increíbles.

Los comentarios están cerrados.